Select your language, Mexico's best news

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese

lunes, agosto 20, 2012

El Mayo Zambada y El Chapo amenazaron de muerte a Felipe Calderón

MÉXICO, D.F.- El Cártel de Sinaloa, que encabezan Joaquín El Chapo Guzmán e Ismael El Mayo Zambada, es la única organización criminal señalada por los gobiernos de México y Estados Unidos.

De pretender atentar contra el presidente Felipe Calderón y planear ataques contra estadunidenses y edificios federales en el país, según publica Milenio.

De acuerdo con información oficial, el 10 de agosto de 2009 se supo de las intenciones de la agrupación delictiva.

El jefe Antidrogas de la Policía Federal, Ramón Eduardo Pequeño García, reveló que dicho cártel planeaba un atentado contra Calderón, debido a la captura de miembros de esa estructura delictiva y por el aseguramiento de casi 30 millones de dólares en septiembre de 2008.

Para llevar a cabo la agresión se encomendó, presuntamente, al ex agente de la policía ministerial del estado de Sinaloa, Dimas Díaz Ramos, El Dimas o El Seis, presunto operador financiero de El Mayo Zambada y enlace con el entonces líder del cártel de La Familia, Nazario Moreno González, El Chayo.

"Cabe mencionar que la Policía Federal inició esta investigación por una amenaza contra el Presidente de la República a raíz de la guerra declarada contra el crimen organizado, luego de una serie de detenciones y aseguramiento de grandes cantidades de dinero en efectivo a la organización de El Mayo Zambada, el año pasado (2008) por parte del Ejército.

"Principalmente estos aseguramientos fueron a la estructura que encabezó en su momento (José Lamberto) Verdugo Calderón (en esa época el hombre más cercano a El Mayo y que fue abatido por el Ejército el 22 de enero de 2009)...

"Derivado de los reportes de inteligencia del gobierno federal se tuvo conocimiento que la amenaza fue realizada por el cártel del Pacífico (o de Sinaloa), encomendando a Dimas Díaz Ramos los pormenores para un posible atentado", expresó Pequeño.

Dos días después del anuncio, la Procuraduría General de la República (PGR) inició otra averiguación previa, debido a que en el exterior de los periódicos más influyentes de Sinaloa, como El debate, fueron colocadas cartulinas en las que se amenazaba de muerte al titular del Ejecutivo federal.

"Sr. Presidente, una pregunta? Si tardaste un año para dar con el Dimas calculas que te alcance la vida para dar con toda mi gente. Cuídate, ya tenemos la consigna y prometemos al pueblo será cumplida" (sic), señalaba el mensaje firmado por el cártel de Sinaloa.

A esto se sumó lo informado el 20 de agosto de 2009 por el procurador general de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, quien entregó un documento en donde daba a conocer que los líderes del cártel de Sinaloa, así como Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo (hijo de El Mayo) planearon llevar a cabo ataques contra estadunidenses y edificios federales en México, en represalia por los golpes en su contra.

Según la acusación, El Chapo, El Mayo y El Vicentillo discutieron la obtención de armas de Estados Unidos y el uso de la violencia contra "los americanos y/o edificios del gobierno mexicano en represalia" por las acciones policiacas contra el grupo.

El más buscado

Joaquín El Chapo Guzmán es el capo más buscado del mundo y el principal objetivo del gobierno de Estados Unidos, quien ofrece una recompensa de 5 millones de dólares por su captura; en México se otorgan 30 millones de pesos.
El intercambio de información entre México y Estados Unidos aumentó desde la llegada de Barack Obama a la presidencia de esa nación, pues ambos países están preocupados por los niveles de violencia que genera el crimen organizado.
Hace unos días, la procuradora general de la República, Marisela Morales Ibáñez, reconoció el apoyo que los estadunidenses han otorgado a México en asistencia técnica, intercambio de información, experiencias para la prevención, así como en la persecución y sanción de delitos relacionados con el narcotráfico, trata de personas y lavado de dinero.