Select your language, Mexico's best news

Google-Translate-Spanish to English Google-Translate-Chinese Google-Translate-Spanish to French Google-Translate-Spanish to German Google-Translate-Spanish to Italian Google-Translate-Spanish to Japanese Google-Translate-Spanish to Russian Google-Translate-Spanish to Portuguese

miércoles, diciembre 21, 2011

Camisas Narco Polo: El último grito de la moda en México.




Días atrás msnbc news americas publicó un reportaje sobre la moda en el centro del país:
http://www.msnbc.msn.com/id/43357779/ns/world_news-americas/

“Narco Polo” es la nueva moda del barrio bajo en México, inspirado en los siete narcos capturados en los últimos tres meses que coincidentemente vestían playeras “tipo polo”, todos con el conocido jinete bordado en tamaño grande.

Esto ha desatado una demanda tal que cientos de puestos ambulantes en Estados devastados por el narcotráfico como Sinaloa y Tamaulipas las ofrecen invariablemente, en distintos colores, y cuya popularidad responde a ser el atuendo que portaban grandes capos al momento de su detención.

Felipe; un vendedor de la Ciudad de México indica; ésta verde es la de la Barbie (Édgar Váldez Villareal, nacido en Estados Unidos) y la azul es la del J. J., distribuidor de drogas y presunto culpable del disparo en contra de Salvador Cabañas, estrella de soccer .

A Pesar de contar con la etiqueta de Ralph Lauren, las camisas de venta en la Ciudad de México a 160 pesos (USD 13.50) son claramente piratas, ofrecidas por vendedores sin licencia como Felipe, que omite dar su nombre real y apellido por que sabe que opera en la ilegalidad. Sin embargo, comenta que algunos de sus clientes piden su nombre bordado en la espalda por un costo adicional, en una especie de desafío. Seguramente no son el mercado meta que los diseñadores de Ralph Lauren tenían en mente para sus camisas Polo. La empresa no respondió ninguna de las solicitudes de pronunciamiento en torno a la popularidad de sus diseños en los círculos criminales en México.

“La Barbie” es el único que vestía una original, lo que habla de su potencial económico. El resto de los traficantes de drogas portaban imitaciones baratas de Ralph Lauren de “Big Pony” que oscilan entre los USD $98 y $145.

“No  me pueden decir nada”

Estas camisas han penetrado tanto en estados como Sinaloa que el Gobernador Mario López Valdez ya se ha pronunciado al respecto.

Víctor Valdez, “Gordo Varilla”
"Ven cómo las camisas como la de “La Barbie” se han convertido en la moda", dijo López Valdez. Y aunque no pretende prohibirlas sus declaraciones son en torno a descalificarlas "yo creo que tenemos que cerrar todo lo que promueve una conducta criminal", comentó en una estación de radio local, quejándose de que la moda glorifica a los traficantes.

Víctor Valdez, conocido como "El Gordo Varilla", capturado en Cuernavaca, en mayo de 2011, presunto distribuidor de droga vestía para no variar una camisa “tipo polo”, sí la popular “tipo narco”, tan de moda en la clase baja de México.

"Muchos jóvenes quieren emular a los ídolos de alguna manera y quieren ser traficantes de drogas. Y hay un montón de chicas jóvenes que quieren ser las novias de los traficantes de drogas".

Pero puede que no sea pura adulación; usar las camisas también puede ser la manera en que los jóvenes pretenden desafiar a la autoridad, un pasatiempo muy arraigado mundialmente.

 
"Para la policía, es un mensaje que dice: Yo podría ser un traficante de drogas y estar un paso delante de usted y usted no puede decir nada por el respeto que inspira esta camisa", comenta Óscar Galicia Castillo, psicólogo de la Universidad Iberoamericana que estudia los reclusos. "Muchos jóvenes también lo están utilizando como una manera de burlarse de las etiquetas snob."

Para Pedro, un vendedor de golosinas sobre una calle de la Ciudad de México su camisa polo azul representa lo cool, algo que no puede definir, dice que este atuendo se había convertido en uniforme de su barrio bravo: Tepito, y que fue un regalo sorpresa de su esposa.

"Se ve bien, me da clase", dijo. Se negó a dar su apellido, aduciendo que la policía lo había capturado recientemente por vender cigarrillos a menores de edad.

En algunos barrios hostiles, una camisa narco transmite una vaga sensación de amenaza; un "no te metas conmigo" actitud puede ser útil.

Martín Beltrán Coronel
“Los chicos que las compran quieren dar el mensaje de que son duros”, nos comparte César (vendedor de camisetas pirata en el centro de la ciudad) la mayoría de sus clientes son hombres jóvenes, “Se trata de que te volteen a ver”.

Todo para destacar.

Desde hace un par de décadas, los jóvenes mexicanos se ven más atraídos por emular los diseños portados por narcotraficantes, desde Versace, botas de piel exótica, grabados de planta de marihuana en hebillas, camisetas y gorras de base ball, pero estas tendencias sólo se arraigaron en el ámbito local, pues por su mal gusto no fueron aceptadas nacionalmente.

Sin embargo, las nuevas generaciones de narcotraficantes han sofisticado gustos y tradiciones, lo que se revela en su vestimenta, adquirida en tiendas de prestigio.

En 2010, Vicente Zambada , hijo del narcotraficante Vicente “El Mayo” Zambada, fue detenido en una zona exclusiva de la Ciudad de México, con ropa de muy buen gusto, saco sport, jeans de diseñador y camisa de algodón a rayas

Vicente Carrillo Leyva, hijo de otro capo de la droga, portaba una sudadera “Abercormbie” de cuello alto.

Vicente Zambada Izquierda,
Vicente Carrillo Leyva, derecha.
La cobertura de los medios es responsable en gran medida de impulsar este fenómeno. Capos recién capturados desfilan ante las cámaras con lo último en narco-moda, también muy a menudo con bellas amigas a su lado. Las autoridades son complacientes con algunos como el J, J., que se sienta a dar entrevistas, seguro de sí mismo, luciendo un físico en forma y sin arrepentiemiento.

“Mi negocio, mejorando todo el mundo quería trabajar conmigo”, dijo Balderas de la notoriedad que logró mientras lo buscaban.

No es la primera vez que los diseñadores enfrentan vender a un mercado no planeado, ropa de diseñador Tommy Hilfiger de muy buen gusto se convirtió en objeto imprescindible para los jóvenes urbanos.

Para Galicia Castillo, psicólogo, se trata de un intento por destacar e identificarse uno mismo como miembro de un determinado sector de un mundo repleto de gente, incluso mucha gente ha desembolsado USD $145 por la playera original “Es por eso que la uso, para que todo mundo me mire y perciban que me puedo permitir esto, podría ser un narco, así que no se metan conmigo”.